Los responsables de la educación

La educación es la aventura más facinante y difìcil de la vida. Educar - que viene de educere en latín - significa conducir fuera de sì mismos para introducrilos en la realidad, hacia una plenitud que hace crecer a la persona. Ese proceso se nutre del encuentro de dos libertades, la del adulto y la del joven. Requiere la responsabilidad del discípulo, que ha de estar abierto a dejarse guiar al conocimiento de la realidad, y la del educador, que debe de estar dispuesto a darse a sí mismo...

 

BENEDICTO XVI

Mi alma máter